viernes, junio 15, 2007

EL PODER DE LA ACTITUD POSITIVA

El Poder de la Actitud Positiva

Parece un consejo de abuela, pero la psicología confirma que no hay nada tan importante para la salud mental y física, como la actitud con la que se enfrenta la vida.

Una verdad de la psicología es la afirmación de que “todo varía según el color del cristal con que se mire”.

Ver el lado negativo o positivo de las situaciones (el vaso medio vacío o medio lleno), no sólo influye en el estado de ánimo, sino que, también, determina el resultado de lo que se hace.

Un ejemplo posible supone pensar la posición que adoptan las personas frente al futuro: algunos esperan que les depare resultados favorables, actitud que los ayuda a enfrentar las dificultades con ánimo y perseverancia, a descubrir lo positivo aún en circunstancias difíciles, a confiar en sus capacidades y, si lo necesitan, a pedir ayuda. Estas personas tienen mejor humor, son más perseverantes, más exitosas y tienen mejor salud física.

El concepto de “personalidad resistente” aparece con las investigaciones de los psicólogos S. Kobasa y S. Maddi, quienes estudiaron a individuos que, ante hechos vitales negativos, tenían ciertas características de personalidad que les permitían enfrentar la adversidad.

Establecieron que:

  • - Las personas con actitud positiva, poseían un gran sentido del compromiso y una sensación de control sobre los acontecimientos de la vida, e interpretaban las experiencias estresantes y dolorosas como un reto más de la existencia. En consecuencia, tienen mejor humor, son más perseverantes, más exitosas y tienen mejor salud física.

  • - En cambio -en el extremo opuesto- las personas pesimistas, percibían las dificultades como amenazas, cerraban la puerta a posibles soluciones, se enclaustraban en lo dramático y veían el obstáculo, sobre todo, como una expresión de su mala suerte personal. En consecuencia se amargaban el carácter y veían deterioradas las relaciones con otras personas y con el mundo.

Las personas pesimistas no pueden gestionar bien la realidad, ya que el descontento y la desilusión son una constante; incluso, contagian a los demás su visión negativa sobre diversas situaciones de la vida y, por este motivo, las personas se alejan de ellas.

No se trata de negar las dificultades, sino de poder encontrar recursos que ayuden a superar los inconvenientes.

Y es aquí donde entra el poder de “autosugestión”.

¿Quién no ha visto a un tenista hablar solo en pleno partido, animándose, corrigiéndose, estimulándose?
Son entrenados psicológicamente para ello, apelando a su fuerza interior, en la búsqueda de esa imprescindible actitud positiva necesaria para aspirar al triunfo.

10 Consejos para la Actitud Positiva

La actitud que tomas frente a los problemas o sucesos que se te presentan cotidianamente es finalmente la que determina la dimensión e importancia de los mismos. Recuerda que hay dos formas de ver el vaso: medio lleno y puedes alegrarte al observar la mitad llena o puedes preocuparte por la mitad vacía. Esto no es ni más ni menos que una cuestión de dos actitudes antagónicas: la positiva y la negativa. Sin dejar de ser realista o soñador, puedes transformarte en una persona más positiva y creativa para vivir las circunstancias de una manera menos traumática y más relajada.

Por eso, para dejar de ver todo negro y cultivar una verdadera “actitud positiva”, se han propuesto 10 reglas de oro que, si se siguen al pie de la letra, harán de ti una nueva persona:

Relájate y respira profundo
Si algo te salió mal o te sientes un poco depresivo, lo mejor que puedes hacer es distenderte y concentrarte en la respiración. Se ha comprobado que los métodos de relajación ayudan a deshacerse de los pensamientos negativos, favorecen el control de las emociones y purifican el cuerpo.

Haz lo que piensas
Si piensas una cosa y terminas haciendo otra totalmente diferente, te sentirás inconforme contigo mismo. Trata de evitar las conductas contradictorias, sobre todo si no quieres que te invada un profundo sentimiento de fracaso existencial.

Aprende a ver el lado positivo de las cosas
Debes aprender que en la vida no todos los momentos son buenos, hay algunos peores que otros e incluso algunos son indeseables. La clave esta en aceptar los hechos que son irremediables sin ningún tipo de frustración o enojo desmedido. Una reacción emotiva descontrolada o negativa para afrontar un momento duro en la vida es una clara muestra de debilidad y fracaso. Al contrario, la serenidad, el autocontrol y la visión positiva de las cosas son las mejores armas para enfrentar con éxito lo que te toca vivir.

Evita las comparaciones
Para cultivar una actitud positiva nada mejor que ser uno mismo. Tanto las comparaciones como las idealizaciones de cómo deberías ser tú y de cómo deberían ser las cosas, son muy perjudiciales para tu salud mental y tu autoestima. La frustración y la envidia que se genera al ver en otros lo que uno quiere ser son pensamientos altamente negativos que debes aprender a controlar para evitar sentirte deprimido. Lo mejor es aceptarte tal cual eres y tratar de cambiar aquellas cosas que te molestan de ti mismo, pero dejando de lado las comparaciones, pues cada persona es única.

Vive el presente
Si piensas continuamente en lo que debes o puedes hacer en el futuro te pierdes de vivir el presente. Además este tipo de pensamientos alimentan la ansiedad y las preocupaciones y no te permiten disfrutar de los pequeños momentos que te da la vida. Para dejar de divagar y angustiarte por lo que todavía no sucedió, nada mejor que centrar todos tus sentidos en el aquí y ahora, sin dejar de lado los sueños y los proyectos.

Olvídate de los detalles
La obsesión por la perfección sólo puede conducirte a la desilusión. Pues no todo es tan perfecto como siempre pretendes que sea, la vida está llena de pequeños detalles que la hacen encantadora y única. Si deseas que todo esté de acuerdo a tu esquema de valores te pasarás todo el tiempo tratando de acomodar esos detalles para que se vean perfectos, pero le quitará el sabor de disfrutar las cosas tal cual se presentan. Busca un equilibrio y deja de lado el exceso de perfeccionismo, te sentirás mejor.

Mueve el cuerpo
Pasa cuanto antes a la acción y permítele al cuerpo moverse con total libertad. Practica un deporte, haz alguna actividad física, recrea tu mente a través del baile o de un paseo por el parque. De esta forma elevas tus niveles de adrenalina y serotonina aumentando el optimismo y desechando los pensamientos negativos.

Cuida tu imagen
Verse bien es una manera de sentirse bien. El cuidado personal te hará sentir más renovado y te ayudará a romper el círculo cerrado del pesimismo. Intenta cambiar de imagen regularmente y no dudes en arreglarte cada vez que sales de tu casa. Asimismo evita el encierro, esto te obligará a modificar tu aspecto.

Presta atención a los demás
Creerte el centro del universo sólo alimentará las obsesiones que tienen por ti mismo. Poco a poco, comienza a centrarte en los demás y recuerda que ayudar al prójimo puede ayudarte a sentirte mejor y más positivo. Los problemas de los otros pueden hacerte tomar conciencia de que no todo lo que te pasa es tan grave.

Duerme plácidamente
Acostúmbrate a mejorar tu calidad de sueño. Dormir bien es una excelente manera de mejorar tu estado de ánimo durante el día. Recuerda que un mal descanso incide directamente en tu humor, te hace sentir cansado e irritable, y sobre todo no te ayuda a cambiar la actitud.

TOMADO DE : EL ALTILLO



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Nada mal esto de la actitud positiva, que si pensaramos mas seguido asi , llevariamos esto del cáncer mucho mejor.

Anónimo dijo...

Hola,tengo anemia aplasica desde hace dos años y la verdad hay momentos en los que me deprimo mucho,pensando en lo que hubiese pasado si no tuviera esta enfermedad,en todo lo que podria hacer y no puedo.Pero gracias a lo que publicaron me doy cuenta que ese tipo de pensammiento lo debo desterrar.
Muchas gracias por poner cosas tan buenas.Dfinitivamente me ha ayudado bastante.
Animos a todos!!

Anónimo dijo...

Ser positivo no significa reir siempre; significa saber en que momento reir y en que momento llorar.
Ser positivo no es decir que si a todo; significa saber tomar la decision correcta, no por lo que pensemos, sino, por que es lo mejor.