lunes, junio 07, 2010

LAS TERAPIAS HEREDERAS DE LA QMT SON LAS NUEVAS PROTAGONISTAS

NUEVOS FÁRMACOS

Las terapias 'herederas' de la quimioterapia son las nuevas protagonistas


MARÍA VALERIO (enviada especial)

CHICAGO.- Cada vez más, la quimioterapia pierde el protagonismo en favor de otro tipo de tratamientos contra el cáncer. Sus 'sucesores' tienen forma de anticuerpos monoclonales, terapias dirigidas contra alguna vía de señalización concreta o incluso vacunas y fármacos que funcionan activando el sistema inmune. Algunos de ellos están siendo protagonistas de la 47ª reunión que está celebrando en Chicago la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO).

Una de las novedades más destacadas en este sentido es el nuevo anticuerpo capaz de luchar contra el melanoma activando un elemento clave de nuestro sistema inmunológico como son las células T. Ipilimumab (comercializado por los laboratorios Bristol Myers Squibb) se ha convertido en el primer medicamento que ha logrado mejorar la supervivencia en pacientes con melanoma avanzado, según se ha encargado de comunicar en una rueda de prensa el doctor Steven O'Day, responsable del programa de melanoma del Instituto de Investigación de Los Ángeles (EEUU), y principal investigador del estudio, en el que también hay participación española (y de 125 centros de otros 30 países).

Después de 30 años buscando una terapia eficaz contra este agresivo cáncer de piel, ha señalado O'Day, ipilimimumab ha mejorado un 34% la supervivencia en estos pacientes en comparación con otro tratamiento. Se trata de una terapia dirigida, capaz de activar las células T; es decir, el anticuerpo monoclonal no ataca directamente las células malignas, sino que 'despierta' el sistema inmunológico para que sean las propias defensas del organismo las que lo hagan.

La prueba de que la respuesta inmune es suficientemente fuerte para atacar al cáncer (uno de los puntos débiles que han hecho fracasar otros intentos de inmunoterapia hasta la fecha) es que los pacientes no estaban exentos de ciertos efectos secundarios, "porque las células T también atacaban otros tejidos del organismo". Curiosamente, ha explicado O'Day a ELMUNDO.es, cuanto mayor era la reacción de los pacientes (en forma de diarrea o vómitos, por ejemplo), mejor era la respuesta antitumoral. La supervivencia media de los pacientes tratados con esta infusión (que se administra por vía intravenosa a lo largo de 90 minutos) fue de unos 10 meses, frente a los 6,4 del grupo control.

Hasta que las autoridades sanitarias, tanto en EEUU como en Europa, autoricen el nuevo medicamento ("lo que está previsto para finales de 2011"), muchos pacientes de todo el mundopodrán tener acceso a él a través de los programas de uso compasivo, que permite administrar un fármaco en situaciones en las que no hay otra alternativa terapéutica.

Para leer artículo completo ir a http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/06/05/oncologia/1275762512.html

No hay comentarios.: