domingo, diciembre 14, 2014

UN SUEÑO DE NAVIDAD, PARA UN PEQUEÑO CHEF

En la calurosa Barrancabermeja, un niño de ojos cristalinos y sonrisa amplia, tiene un sueño guardadito en su corazón, él es Snaider Shair un ser menudito y que contagia alegría donde quiera que va.
Una tarde viajó con su padre a Bucaramanga para unos exámenes de control, estando en la ciudad, se comunica con nosotros para pasar a saludarnos y hablar un ratico…. Esa tarde nos encontramos y nos dimos uno de sus famosos abrazos quiebra huesos!! Después nos sentamos en la sala de la fundación y hablamos de muchas cosas, hasta que llegó esta reflexión:
- Shair: “Yo quería ser chef cuando fuera grande, porque me gusta mucho cocinar, pero con esto que me dio, creo que me va a tocar ser médico “… 
- Lo mire a los ojos y le dije: Mi vida uno en la vida debe hacer lo que le apasiona, no lo que le toca y estoy segura que serás un gran chef.
Su afición por la cocina nace de ver a su padre….Luis Carlos, después de trabajar como mesero durante la semana, veía los platos que se preparaban en el restaurante, compraba los ingredientes y los fines de semana los preparaba para su familia y para Shair eso es genial !!.
Aquella tarde nos reímos mucho, hablamos de su plato estrella "Mojarra Rellena" y entre risa y risa nos despedimos.
Pasaron algunos días y teníamos programado un taller de galletería, necesitaba un gorro y fui a COLOMBIA CHEF a conseguirlo, entré, miré el almacén, pero hubo algo que captó mi atención rápidamente, era la fotografía de un chef que Shair había visto en internet y televisión, así que pregunté cómo podía contactarlo.
¿Para qué lo necesita? y les conté la historia de nuestro soñador, todo se dio casi que inmediatamente, había un gran chef en Colombia dispuesto a compartir su conocimiento, su tiempo y su ternura, con un pequeño de 9 años, al que le apasiona los olores, los sabores y colores de la cocina.
Como es costumbre solicitamos cómplices para un sueño y muchas manos se unieron de diferentes sitios de Colombia y hasta de USA. Para que Shair (su nombre de chef) fuera al encuentro de su gran pasión…
Los días pasaron y el 10 de diciembre después del compartir, fuimos a la fundación, allí le dije que yo necesitaba saber si él confiaba en mí y que necesitaba una prueba de confianza, taparía sus ojos para caminar un rato, él sin dudarlo accedió…..
Caminamos lentamente y llegamos hasta las puertas de COLOMBIA CHEF, allí lo esperaba esperando Willy, tenía en sus manos un uniforme a la medida de nuestro pequeño chef, le hablo de los sueños y como se hacen realidad….
Después me acerque a sus oídos y le dije que “los sueños de ayer, son las esperanzas de hoy y se pueden hacer realidad mañana”, destapamos sus ojos y el impacto no pudo ser más grande….
Nuestro soñador no podía modular palabra, lo veía todo y no entendía que pasaba…. se estrechó en un gran abrazo con Willy, quien le comunicaba que viajaría a Barranquilla a encontrarse con FRANCO BASILE, el gran chef italiano y lo esperaría en su restaurante EL KIOSKO, con los brazos abiertos.
Al día siguiente, estábamos muy temprano camino a Barranquilla, lo esperaban las cámaras de televisión como toda una estrella, nos dirigimos al hotel, allí en un ritual maravilloso se vestiría de Chef.
Iniciamos el camino hacia Puerto Velero, en su rostro se veía la emoción y la ansiedad por llegar pronto, el recorrido parecía interminable.
El ingreso al Kiosko fue emocionante, no habíamos abierto la puerta de la camioneta, cuando SHAIR corría a toda velocidad para darle un abrazo quiebra huesos a FRANCO…..ese momento es indescriptible, ambos abrazados, emocionados y todos los que estábamos alrededor conmovidos….La complicidad, las risas, el intercambio de recetas, los abrazos infinitos, los consejos, fueron el plato del día….Franco Basile con su gran calidad humana, hizo que nuestro pequeño chef se sintiera una estrella.
Gracias…..
A todos nuestros cómplices en este sueño, porque con sus aportes logramos transformaron dolor en esperanza.
A los papitos de Shair por guardar el secreto y forjar sus valores, a Willy y sus compañeras en Colombia Chef por ser un puente a la felicidad, a las Señora Basile por su calidez y hospitalidad, al equipo del Kiosko por su disposición, a los periodistas de RCN por ayudarnos a que Shair se sintiera importante.
A Franco Basile, nuestra admiración y respeto por transmitir a este pequeño, una forma de vida donde la creatividad, el arte, la pasión se conjugan para crear un plato y en el caso de Shair para crear esperanzas…
Ver sonreír con tanta emoción a este pequeño soñador, es el mejor regalo, que tendremos esta navidad…
Gracias a Shair por darnos la lección más grande, su fe en DIOS, el agradecer y el bendecir a cada una de las personas que participamos de esta experiencia.
Por eso hoy me despido de todos los que hicieron posible este SUEÑO DE NAVIDAD y de los que nos leen en este momento con un “ DIOS LOS BENDIGA Y NO SE OLVIDEN DE SOÑAR, FELIZ NAVIDAD PARA TODOS!!!”

 





















  





No hay comentarios.: