miércoles, septiembre 21, 2016

LA VIDA NO SE ACABA CON UN DIAGNÓSTICO

Tener LEUCEMIA MIELOIDE CRÓNICA nos ha enseñado que la vida no se acaba con la palabra cáncer, por esta razón tenemos que comprometernos con ser gestores de nuestro propio bienestar y ser pacientes expertos, capaces de compartir experiencias que contribuyan al mejoramiento de nuestra calidad de vida.





























No hay comentarios.: