lunes, noviembre 14, 2016

RESILIENCIA

Son las 5 am, la pequeña María José (Majito) se levanta y corre hasta la cama de sus padres, al abrazarla, su madre advierte un sangrado por la nariz de la niña, un sangrado que cambiaría sus vidas para siempre….
Asimilar las palabras del médico no fue fácil, es una leucemia linfoide aguda de precursores B, Por qué su pequeña niña? Por qué? Como ayudarla? Qué tenemos que hacer?
Un viaje de 8 interminables horas llevó a Majito y a sus padres a un encuentro con la esperanza, Bucaramanga reunía las condiciones para luchar codo a codo contra una enfermedad por ellos desconocida.
No conocían a nadie, estaban solos, pero poco a poco los ángeles fueron apareciendo y todo se dio…
Los padres se sentaron con la pequeña María José y le explicaron que ya no iría a su cole, que aprendería a comer cosas nuevas, que era muy muy importante lavarse siempre las manitas y que ese cabellito hermoso que cubría su cabeza, se caería, que tendría que esperar un tiempo largo hasta que volviera a crecer.
Los miró con esos hermosos y grandes ojos y pareció entender todo, pasaron los días y las lecciones las aprendió eficientemente, sus manitas estaban más limpias que nunca y comía cosas nuevas, al mismo tiempo su cabello comenzó a caer….
Una fría mañana mientras jugaba con sus muñecas, cubrió su cabeza con la manta para abrigarse y descubrió que era la solución a su problema, que nuevamente TENIA CABELLO!!
Pidió un pañito, para ponerlo sobre su cabeza………Papi y mami este es mi cabello, voy a peinarlo!! tomaba un cepillo que pasaba suavemente sobre la tela, lo llevaba a la ducha y lo lavaba con shampoo, se ponía coletas para hacerle moños a su cabello nuevo y cuando iba a salir, lo dejaba colgadito en casa, para que su cabello no se dañara….
Con solo dos años y medio Majito me enseñó lo que significa en toda su extensión la palabra RESILIENCIA, capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas……..
Hoy en día la veo y la veo grande, no solo por lo que ha crecido, pues va a cumplir en breve los 6 años , la veo grande porque con solo dos añitos, pudo enseñarnos a todos, que se puede ver la vida con ojos diferentes y que existen alternativas, solo tenemos que buscarlas.
Su cabello volvió a crecer y su enfermedad ya es parte de la historia, ahora solo viene a controles.
Somos muy buenas amigas y cada vez que viene, sacamos un buen rato, para jugar con un ratón de felpa verde y un gato fanfarrón.


No hay comentarios.: