miércoles, octubre 27, 2010

Partículas de oro para 'iluminar' células cancerosas

Partículas de oro para 'iluminar' células cancerosas

Célula maligna iluminada por el oro (Foto: Georgia Institute of Technology)
Ampliar foto

Célula maligna iluminada por el oro (Foto: Georgia Institute of Technology)

MARÍA VALERIO

Investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia, en San Francisco (EEUU), han descubierto que el uso de minúsculas varillas de oro podría servir para detectar la presencia de células cancerosas en tejidos profundos y destruirlas mediante el uso de tecnología láser, con una potencia tan baja que no dañaría el resto de tejido sano.

Mostafa El-Sayed y su hijo Ivan ya descubrieron el año pasado que se podían emplear con éxito nanoesferas de oro para lograr adherirlas a las células cancerígenas. Una vez así, marcadas e 'iluminadas', resulta mucho más fácil distinguirlas de las unidades sanas. En esta ocasión, según han publicado en las páginas de la revista de la Asociación Americana de Química, han modificado la forma de las partículas de oro, de nanoesferas a nanobastoncillos, para aumentar la eficacia del láser con la mitad de energía.

Según describen en su trabajo ambos investigadores, con las varillas es posible reducir la frecuencia a la que el oro responde al espectro de luz emitido por el rayo láser. De esta manera, al emplear un láser prácticamente infrarojo es posible alcanzar las células que se encuentran en localizaciones más profundas, como puede ser el caso de los tumores de mama.

"Con las nanoesferas empleamos un láser visible, pero la mayor parte de los tumores sólidos se encuentran por debajo de la piel y esta tecnología apenas puede penetrar unos milímetros", explica el doctor Mostafa El-Sayed, director del Laboratorio de Dinámica de Láser de este instituto californiano. Al modificar la forma del oro, explica, se puede emplear un láser capaz de penetrar mucho más sin dañar el resto de tejidos sanos que rodean al tumor o los que hay que atravesar hasta llegar a él.

Para leer el artículo completo ir al siguiente link

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2006/03/21/oncologia/1142964050.html

No hay comentarios.: