martes, octubre 30, 2007

Y DESPUÉS DE LA QUIMIO Y LA RADIOTERAPIA... ¿QUÉ?

Y después de la 'quimio'
y de la radioterapia ...¿qué?

Luz Mila García tardó 12 años en tomar la decisión de someterse a la reconstrucción de su seno. En realidad, a ella, viuda y madre de tres hijos −los más pequeños de 10 y 15 años−, cuando la sorprendió la enfermedad no tuvo tiempo para dejarse derrumbar y después mucho menos para pensar en recuperar sus formas femeninas.


A pesar de que ya le habían dado la autorización los oncólogos para fijarse una prótesis en el seno que había perdido por la mastectomía radical, dudaba sobre su conveniencia. Pero cuando buscó a un cirujano especialista en estética con el fin de que le hiciera una abdominoplastia para eliminar la barriga, estrías y piel colgante por los embarazos, decidió proponerle que también le reconstruyera el seno.


La técnica utilizada fue expansión tisular, con la que se le fijó dentro de la zona del seno perdido un expansor para ganar piel y con esta recubrir la prótesis mamaria que le da la forma al seno, sin necesidad de injertos de otras partes del cuerpo.


El cirujano estético Iván Santos le practicó este procedimiento; eso sí, con la previa certificación de los oncólogos de que la salud de Luz Mila estaba en óptimas condiciones.


"Inicialmente, él me sugirió hacerme la reconstrucción de seno usando un músculo de la espalda y con un cirujano especialista en este campo, pero yo no quería sino con él, porque ya me había hecho la abdominoplastia", explica esta mujer de 60 años, que hace dos meses está estrenando seno.


"Obtenida la piel, no hubo necesidad de usar un colgajo, se empleó un implante biodimensional de poliuretano, que logra una forma natural del seno y al mes y medio se le reconstruyó la areola con injerto del labio de la vagina y el pezón con parte del otro pezón", explica Santos.


Luz Mila está contenta con los logros: senos que a la vista de cualquiera parecen naturales, pero reconoce que el proceso no es fácil.


"Lo más doloroso son las infiltraciones de suero (una cada semana y diez en total) para que la piel se expandiera. Pero miren los resultados -dice−.


Quería sentirme completa y ya lo estoy".


Lo que sí...


* Las reconstrucciones de los senos después de una mastectomía.


* La abdominoplastia para eliminar barriga, estrías y la piel descolgada por los cambios bruscos de peso y los embarazos.


* Tratamientos con láser para despigmentar y mejorar la textura de la piel que con las radioterapias puede quedar acartonada y más gruesa. Primero pregúntele a su especialista la conveniencia de hacerlo y más si no se ha descartada del todo la presencia de la enfermedad.


* Conforme a sus capacidades físicas y a su recuperación, reiniciar un programa de actividades o ejercicios físicos.


Lo que no...


* No se broncee ni con sol o cámaras bronceadoras sino hasta seis u ocho meses después de la última radioterapia. Con este procedimiento médico recuerde que la piel sufre quemaduras en ese tiempo.


* Las que pasaron por quimioterapia sufren pérdida de defensas y de peso. Por eso se les recomienda no autoformularse dietas restrictivas y absurdas. Consulte a su médico sobre las inquietudes nutricionales que tiene.


* Cuando le hagan el manicure, no permita que le corten la cutícula. Es una forma de evitar posibles infecciones y más cuando está aún baja de defensas.


* No se quede en la idea de que por cuenta de su enfermedad ya no podrá hacer cientos de cosas. No se desgaste haciendo listas de los NO, sino de los 'SÍ puedo hacer esto y aquello'.


* Arriesgarse a someterse a intervenciones quirúrgicas con fines estéticos sin la plena autorización del especialista que lleva su caso.

No hay comentarios.: