miércoles, diciembre 30, 2015

REFLEXIONES DE FIN DE AÑO...


En el 2015 como paciente y líder de una organización para pacientes con cáncer y enfermedades hematológicas, afronté con mi equipo de trabajo, todas las vicisitudes a las que estamos sometidos los colombianos en el ámbito de la salud, prueba de ello son los cientos de personas que recurrieron a nuestra asesoría legal, para acceder a un derecho adquirido por constitución colombiana y tratados internacionales en los que participa nuestro país. 

Si bien es cierto que en este año que termina hubo un avance legislativo, las leyes no se traducen en el mejoramiento real del disfrute del derecho a la salud, destacamos la Ley Estatutaria de Salud (Ley 1751 de 2015), donde está explicito el derecho a la salud como un derecho fundamental autónomo en lo individual y colectivo. 

Este año el Gobierno Colombiano ha emitido leyes, resoluciones, circulares y decretos orientados a solucionar cuellos de botella del sector, sin admitir que existe una CRISIS EN SALUD. 

No se puede tapar el sol con un dedo y aunque el ministro no admitió que existe una crisis, durante el 2015 se hizo cada vez más evidente:
  • Una política de salud en la que predomina la racionalidad económica sobre la protección del derecho a la salud y la vida.
  • El Aumento de la crisis hospitalaria por las deudas de las EPS.
  • La Negligencia administrativa de las EPS que se tradujeron en errores que llevaron a la liquidación de dos de las más grandes empresas prestadoras de servicio de salud del país, SALUDCOOP Y CAPRECOM, afectando a millones de colombianos.
  • Las 360 tutelas diarias originadas por violación al derecho a la vida y la salud (reporte de la defensoría del pueblo)
  • Los llamados de atención de la corte al gobierno en el ámbito de salud durante el 2015. 
La prueba de ello la vivimos miles de colombianos que a diario debemos recurrir a la acción de tutela, derechos de petición, protestas en redes sociales y denuncias en medios de comunicación, por deficiencias en la prestación de los servicios de salud, que ponen en riesgo nuestra vida y el mejoramiento de la salud. 

Que le digan a los pacientes y las familias afectadas por la negligencia administrativa de las EPS, la deshumanización en la prestación de los servicios de salud y la falta de ética de los mercaderes de la salud, que la crisis de la salud no existe, son muchos los que perdieron a sus familiares por demora en las autorizaciones, negación de servicios que estaban incluidos en el plan obligatorio de salud y un sin fin de barreras de acceso a los servicios de salud. 

Es inaudito que se niegue lo evidente y lo peor que no se sancione ejemplarmente a los responsables, ¿cuántas vidas más se deben perder? ¿cuántas familias más deben verse enfrentados con un sistema de salud deshumanizado y carente principios donde prima el dinero a la vida? 
La crisis de la salud es una cruda realidad que viven 46 millones de colombianos, sobre todo aquellos que no tienen prepagada o planes especiales, para ser atendidos de manera prioritaria y sin dilaciones de ninguna índole. 

¿Qué nos depara el 2016? Desde el punto de vista de esta paciente, opino que si como pacientes seguimos pasivos sin asumir nuestros deberes y derechos dentro del sistema de salud colombiano y como colombianos no participamos de las decisiones que nos competen, el futuro es incierto y nuestras vidas se encuentra en riesgo inminente. 

Por eso para el 2016 debemos sumar, no restar, unir fuerzas y trabajar por un sistema de salud más justo y equitativo, donde se evidencie la calidad, la oportunidad, la eficacia y el trato digno, y donde toda la legislación existente sea por fin una realidad. 

Para el 2016 les deseo ser generadores de cambios y precursores de vida!!


Nury Esperanza Villalba Suarez
Directora Ejecutiva 
Fundación Esperanza Viva.




No hay comentarios.: