viernes, junio 18, 2010

LOS SUCESORES DE LA PASTILLA NARANJA

LEUCEMIA MIELOIDE

Los sucesores de la pastilla naranja

  • La principal desventaja de los nuevos fármacos para la leucemia mieloide es su precio
Una pastilla de Glivec (Foto: D. Meyer | GFDL)

Una pastilla de Glivec (Foto: D. Meyer | GFDL)

MARÍA VALERIO

MADRID.- Hace una década, una pequeña pastilla naranja revolucionó el tratamiento de la leucemia mieloide crónica. Glivec (imatinib), fue el primer fármaco con nombre propio de la historia reciente de la oncología, el que permitió a estos pacientes dejar de lado el interferón por una terapia mucho más amable y efectiva. Sólo 10 años después, y como confirman sendos estudios en la revista 'The New England Journal of Medicine', sus sucesores ya están aquí.

Dasatinib y nilotinib, una nueva generación de fármacos inhibidores de BCR-ABL (una de las vías de señalización alteradas en este tipo de cáncer sanguíneo), han demostrado que están a un paso de 'matar al padre'. Hace algunos años que ambos medicamentos ya se emplean cuando los pacientes en tratamiento con Glivec han dejado de responder o han recaído; sin embargo, las nuevas evidencias se acumulan para que puedanempezar a emplearse ya desde el primer momento del diagnóstico (lo que se conoce como en primera línea).

"Pensábamos que iba a ser imposible superar los espectaculares resultados de Glivec, pero ahora sabemos que son superiores", explica a ELMUNDO.es el doctor Francisco Cervantes, médico consultor senior del Hospital Clínic de Barcelona.

Los estudios que esta semana da a conocer NEJM (el de dasatinib dirigido por Michele Baccarini, y el de nilotinib por Hagop Kantajarin; ambos investigadores del MD Anderson de Houston) demuestran que no tardarán mucho en imponerse a su predecesor para tratar a los pacientes con leucemia mieloide crónica recién diagnosticada, gracias a que son más eficaces y tienen menos efectos secundarios que Glivec.

Como explica el investigador español, ambos tratamientos logran antes que Glivec una mayor tasa de respuestas, más profundas. Es decir, logran lo que los hematólogos llaman enfermedad mínima residual, que permite al paciente hacer una vida normal con restos tumorales "apenas visibles por técnicas de biología molecular". Es decir, ambos medicamentos logran retrasar mejor que su predecesor el avance a la fase aguda de la enfermedad (la llamada crisis blástica, muy resistente a cualquier tratamiento).

Aunque, apunta, habrá que esperar a disponer de resultados a más largo plazo, ya que sólo se ha realizado el seguimiento de un año y medio; frente a los 10-11 que ya se tienen de experiencia con Glivec.

Sólo una cuestión puede frenar este cambio de tratamiento, como advierte en un editorial en la misma revista Charles Sawyers, del centro Howard Hughes de Nueva York (EEUU): el precio.

¿La opción más barata?

"¿Ha llegado la hora de retirar Glivec de la terapia de este tipo de leucemia?", se pregunta. "Aunque hay alguna diferencia modesta que indica que debería cambiarse la práctica a los otros fármacos, irónicamente podría suceder que Glivec sobreviva por una cuestión económica más que puramente científica". Y lo explica así: "Teniendo en cuenta que su patente expira tan pronto como en el año 2014, la creciente presión por equilibrar costes y beneficios puede forzar a los reguladores a elegir la opción más barata [Glivec] entre tres excelentes opciones de tratamiento".

Para leer el articulo completo dar click al siguiente link http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/06/16/oncologia/1276701264.html

No hay comentarios.: